sábado, octubre 05, 2013

# christopher moore # la sanguijuela de mi niña

Reseña: La Sanguijuela De Mi Niña


Título: La Sanguijuela de Mi Niña
Título original: Bloodsucking Friends
Autor: Christopher Moore
ISBN: 97884980005141
Editorial:La Factoría de Ideas
Páginas: 313



La vida de los vampiros es todo romanticismo y poesía... ¿o no? 
Cuando la joven Jody se despierta una mañana con parte del cuerpo quemado y una sed de sangre terrible, tiene que enfrentarse a todos los aspectos prácticos de su nueva condición: dónde dormir, cómo conseguir sangre fresca, cómo mantener el tipo ante su madre... No parece una empresa fácil para una chica que no ha visto una película de vampiros en su vida. Cuando Thomas, un escritor frustrado y dependiente a tiempo parcial, se cruza en su vida, Jody coge la oportunidad por el cuello... Literalmente. La sanguijuela de mi niña es el hilarante relato de cómo Thomas trata de vivir con la mujer a la que ama... aunque ella esté muerta.





Es una historia diferente de vampiros, por momentos es cómica y tiene la característica de no aburrir, aunque haya momentos "flojos" no llega al punto de querer dejar de leer. Agradezco que no peque de romántica, claro que la relación entre Judy y Thomas es un poco extraña, un tanto por la diferencia de edad y otro poco por la madurez de cada uno, sorprende que no mencione lo obvio, que Judy es inmortal y Thomas no. 

No había leído nada de Moore antes, y sin duda me quede picada al final, porque sino mal recuerdo leí que este libro es la precuela ¡Chúpate esa! Así que definitivamente en cuanto lo encuentre es probable que lo compre. 

Thomas es un personaje cómico que a mi parecer no tiene la intención de serlo, es nuevo en la ciudad y se está adaptando a todo lo nuevo que hay en ella y a encontrar las diferencias entre una gran ciudad y su pueblo de origen, en donde su padre no lo dejo ser escritor porque de qué iba a vivir. Así que se ve en la "necesidad" de probar suerte en otro lugar, uno en donde hay más libertades y entonces conoce a Judy. 

Judy está tratando de adaptarse a su nueva condición de la que por cierto no sabe mucho, solo que el Sol produce quemaduras y que necesita sangre para sentirse bien. Por lo demás no sabe quién pudo haberle hecho eso y cuál era el objetivo. Necesita a alguien que le ayude a encargarse de sus cosas pendientes durante el día y en Thomas encuentra además de un amigo y una posible relación a ese alguien que haga todos sus pendientes. 

Y mientras tanto la policía encuentra cuerpos en determinados puntos de la ciudad, con las mismas características y entonces comienza la búsqueda del responsable. Pero... también está el vampiro que hizo a Judy, del que sus verdaderos motivos no quedan muy claros y que además se divierte observando como se comporta Judy con su condición de vampiro. 

Es entretenido cuando tiene que serlo, no es una historia melosa o predecible, tanto en el aspecto romántico como en los vampiros. Aunque para mi no es EL libro o LA historia, la verdad es que pase un buen rato leyendo las aventuras de los personajes y esperaba que se resolviera de la mejor manera para todos, incluso para el que daba la pinta de ser el malo. 

Lo recomiendo si quieren divertirse un rato con una historia diferente de vampiros. El autor logra atrapar lo suficiente como para querer seguir leyendo pero también como para encontrarse en el dilema de no terminarlo o de que inclusive fuera un poco más largo. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios.
Te pido evitar el spam y/o los insultos, si se da el caso tu comentario no será visible :D

Visitas

Archivo

Seguidores